El delineado es una herramienta clave a la hora hacer un maquillaje con estilo.
Los delineadores vienen en diferentes colores y texturas que se adaptan a cada mujer.
– Lápiz: Es Fácil de utilizar, es un aliado para llevar siempre en la cartera.
Se puede aplicar por dentro y por fuera del párpado, bien pegado a la línea de las pestañas.
Con el lápiz logramos un efecto natural y suave, ideal para el día. También se utiliza para realizar un smokey eyes.
Es necesario que la punta siempre esté prolijamente afilada para poder tener un buen resultado.

The Stylistbook

– Líquido: Tiene la ventaja de crear líneas bien definidas. Podemos conseguir un efecto más sofisticado e intenso. Existen puntas estilo fibra o con pinceles aplicador.
Su aplicación requiere de un pulso preciso para que quede perfecto.
La desventaja, es que seca muy rápido y después es muy difícil poder corregir la línea.

The Stylistbook

– Gel o Pasta: Permite lograr la misma intensidad que un delineador líquido.
A diferencia de éste que viene con el pincel incorporado, el gel o pasta debemos tener un pincel chanfleado o liner para aplicarlo.
Es el más elegido por las maquilladoras. Su textura cremosa permite trabajar con libertad y corregir sin problemas, sólo debe hacerse antes de que se seque la pasta.
Como este producto tiende a endurecerse, es importante mantener el envase bien cerrado y el pincel siempre limpio.

The Stylistbook

Suscribite al Newsletter