Modelos yendo de un lado para el otro. Algunas descansando, esperando su turno para un desfile que será más tarde. Maquilladoras rodeadas de espejos y productos de make up atentas a cada detalle. Estilistas, peinadores que retocan y productoras de moda pendientes de todo lo que allí sucede. El backstage. Sin dudas, el mejor lugar para perderse con una cámara de fotos o video. Todo transcurre allí. Fotógrafos que salen por doquier. Se percibe en el aire esa mezcla de alegría, prisas, estrés y sonrisas tensas. Claro que, las modelos tan acostumbradas a eso, lo viven muy naturalmente. El desfile se vive en la previa del backstage. La semana pasada asistí a algunos de los desfiles de BafWeek y disfruté de observar a través del lente  todo lo que sucedía allí. Tal y como lo hice aquel otoño en París.

Suscribite al Newsletter