La resignificación de la moda es el argumento presente en infinidad de colecciones que año a año vemos en las pasarelas del mundo. Por caminos distintos (y con diversa suerte), quienes diseñan, piensan, crean, necesitan, como si de algo visceral e incontrolable se tratara, repensar su oficio y establecer dónde están parados. Quizá porque es el primer paso para saber hacia donde se desea ir.

Martín Churba decidió transitar el camino de recuperar materiales que hablan de la historia de Tramando. Textiles que, de por sí, atesoran la historia de la marca. Sobre esa base vindicó la tarea del diseñador, utilizando las telas como si se trataran del bastidor de un pintor, en la que los caprichos de la espontánea mano generan texturas, formas, volúmenes asombrosos. No hay nada más único y acaso artesanal. Porque no habrá en esta colección dos piezas iguales.

Tramando.0 deposita a Churba en una nueva etapa en la que puede adivinarse el permanente deseo de crecer mirando al futuro, reinterpretando su lugar y el de los artesanos que crean y trascienden. Es un nuevo gran paso. Martín Churba lo ha vuelto a hacer.

Crédito fotográfico: Grupo Mass

Suscribite al Newsletter